¿Qué es KILT Protocol (KILT)?

¿Qué es KILT Protocol (KILT)?
11 min read

No es fácil generar confianza. En el mundo real, aquel en el que delegamos nuestra vida a instituciones centralizadas, existen entidades que por medio de nuestro historial, pueden estimarnos un “grado de confianza”. Kilt Protocol, pretende crear un sistema dedicado a ese tarea, sin sacrificar o exponer nuestros datos privados.

A la hora de movernos dentro del mundo blockchain, nuestra privacidad toma el centro de la escena e intentamos resguardarnos detrás del “pseudo-anonimato” que Bitcoin instauró como estándar.

Pero, por momentos sería necesario que ciertos protocolos descentralizados conocieran nuestra probabilidad de cumplimiento de compromisos. Kilt Protocol, se propone crear un esquema de este tipo, cumpliendo con nuestro exquisito paladar a la hora de hablar de privacidad y “pseudo-anonimato”. Veamos de qué estoy hablando.

Kilt Protocol (KILT): verificación de identidades para web3

Cuando hablamos de Kilt nos referimos a un protocolo construido sobre la blockchain de Kusama, conocida como “ la blockchain canaria” o «red de pruebas» de Polkadot. El propósito de Kilt es crear un estándar, dentro de nuestra industria, para la verificación de identidad en aplicaciones de Web 3. De todos modos, es destacable que su objetivo trasciende las fronteras de Polkadot, y busca abarcar al amplio mundo contenido bajo el paraguas conceptual de Web 3.

Su creador, Ingo Rübe, se encuentra completamente convencido de lo perjudicial que puede ser el sistema de manejo de datos e información personal hoy en día, por lo tanto no descansa hasta regalarnos una alternativa que sea:

    • Descentralizada
    • Gobernada por sus usuarios
    • Completamente soberana, en términos de nuestra propia información y su manejo

Tras estas grandes ideas, antimonopólicas y de autonomía informática, en cuanto a propiedad de nuestros datos, se esconde un sistema que intentaré desentrañar y bajar a tierra en este artículo.

Una vez más, la tecnología blockchain nos devolverá a ese estado de control y retoma del poder a través de concepto angular para nuestro futuro, las “zk-proof” o pruebas de conocimiento cero.

Pero, previo a sumergirnos en Kilt Protocol y su funcionamiento, detengámonos en algunas consideraciones previas. La siguiente sección, es consecuencia del énfasis que Ingo Rübe hace sobre la elección de Polkadot como ecosistema para su gran lanzamiento.

 

 

¿Por qué Polkadot?

Algunos experimentados cripto-usuarios o analistas, definen a Polkadot como la red de redes. Contemplar un lanzamiento en la red que soporta contratos inteligentes, más famosa y con mayor rodaje, Ethereum, no fue algo plausible para este equipo. Las ambiciones del presente proyecto, evidencian una necesidad infraestructural mayor a la que un “smart contract” puede facilitar.

La necesidad era clara, Kilt Protocol necesitaba su propia blockchain, pero ¿cómo construirla sin demorar años? La posibilidad que ofrece el ecosistema de Polkadot, a aquellos que quieran construir su propio proyecto es la siguiente:

  • Acércate a nosotros, aplica en las contiendas para hacerte con una «parachain«. Construye y configura tu propia blockchain, sírvete de nuestras herramientas a tu gusto y disfruta de la interconectividad no solo con Polkadot, si no también con otros proyectos que seguirán tu camino y, en un futuro, con todo el ecosistema blockchain.

Sin dudas, es una oferta difícil de rechazar, más aún contando que detrás de Polkadot se encuentra el gran Gavin Wood

Un punto, sumamente importante, que Ingo suele destacar, es que Kilt Protocol, será un proyecto que mientras se encuentre funcional deberá evolucionar, sufriendo modificaciones y mejoras. Estos tipos de trabajos, en otras redes, suelen derivar en un evento que muchos en este mundo quieren evitar, un “hard fork”. Al crear su propia “parachain”, este evento es solo una pesadilla pasada.

Tras esta breve explicación del “por qué Polkadot”, entendamos cómo funciona la plataforma de Kilt.

 

 

¿Qué es KILT Protocol (KILT)?

¿Cómo funciona Kilt Protocol?

Para entender el funcionamiento de esta plataforma, analizaré cada uno de los actores que participan de ella. Definiendo sus funciones, podremos entender que Kilt Protocol resuelve una problemática sumamente compleja de nuestro ecosistema, de manera relativamente simple.

Pero, previo a la descripción de las tareas llevadas adelante por cada una de estas tres partes que interactúan con el protocolo, vamos a resumir sus utilidades más importantes.

Ventajas de Kilt Protocol

En esta “parachain”, sucederán tres cosas:

  • En primer lugar, se almacenará un hash correspondiente a cada credencial que se emita en la cadena. Todas las credenciales son susceptibles de posterior revocación
  • Por medio de un sistema denominado “árboles de delegación”, distintas entidades pueden delegar en otras la potestad de ofrecer credenciales en su nombre
  • La tercera gran utilidad de este protocolo, es el almacenamiento de identificadores descentralizados (DID). Un intrincado, pero extremadamente diseminado a lo largo del mundo informático, sistema de identificación mediante credenciales. Al soportar este tipo de identificadores, Kilt se sitúa en el mismo plano que grandes compañías como IBM y Microsoft. La compatibilidad de esta plataforma, con grandes aplicaciones modernas, queda de este modo asegurada.

 

Funcionamiento de Kilt Protocol

Analicemos las tareas que cada actor realizará al interactuar con este protocolo, para comprender mejor su funcionamiento.

Claimer

Desde mi punto de vista, este el actor principal, aquel que da comienzo al sistema detrás de Kilt. Su nombre puede traducirse como “reclamante” o podemos hacer un sinónimo con la palabra “creador”. Lo interesante, es que quién cargue la información o sus propios datos, puede ser tanto un individuo, como un objeto, una organización o una compañía.

Desde Kilt protocol, a este usuario se lo denomina «reclamante», porque es quién afirma o reclama que la información proporcionada es suya. Será el dueño del «hash» que represente su credencial y podrá compartirla o no, con quién desee.

Cuando hablamos de un objeto podemos pensar en su información o datos, como un número de serie o de creación. Mientras que en individuos u organizaciones, resulta más simple imaginar que tipo de información registrar, las posibilidades son prácticamente infinitas. Podemos registrar desde nuestro nombre, historial crediticio, acta constitutiva empresarial hasta nuestra pertenencia como socios de un club.

Attester

La traducción más acertada o relacionada con su rol podría ser la de “atestador”. Este usuario, cumplirá el rol de dar fe o validar las reclamaciones. Dado que no todo lo que proporciona un reclamante puede ser correcto, el trabajo del “atestador” es dar un certificado después de recibir y validar una «reclamación». 

Sin embargo, un reclamante puede solicitar directamente a un atestador que confirme sus reclamaciones. Una vez “atestada”, la información se almacena para el reclamante como una credencial.

El rol del atestador, es un trabajo y por supuesto tendrá este su recompensa en forma de KILT, el token nativo de la plataforma.

Verifier

El que podríamos traducir como verificador, resulta el tercer actor dentro de este ecosistema y cuenta con un doble rol. Por un lado, es aquel interesado en verificar que la información cargada en la blockchain sea cierta y al solicitar esta información es quién da lugar a la vinculación entre «reclamante» o «creador», con los «atestadores».

Al realizar esta petición, el «verificador» da pie a lo que se conoce dentro de Kilt, como una demanda. Por supuesto, esto no es más que una demanda de veracidad, ya que su intención será la de conocer si el reclamante es quién dice ser.

A través de pruebas de «zero knowledge» y verificación de «hashes«, un verificador puede recibir las credenciales de un «reclamante», que le permiten verificar la certitud de lo declarado por este último, mientras la información real no se comparte y se resguarda la privacidad y el «pseudo-anonimato».

 

 

¿Qué es KILT Protocol (KILT)?

KILT, el token de la plataforma

Como todo protocolo que pretende alcanzar la descentralización por medio de una gobernanza ejercida por sus propios usuarios, Kilt ha tenido en cuenta la creación de su propio token de gobernanza. Se lo ha identificado con el ticker KILT. 

KILT, además de ser el token de gobernanza de la plataforma, hace las veces de medio de pago, en cada una de las diferentes etapas o procesos dentro del funcionamiento de esta red. Aquellos que ocupen el rol de verificadores, serán recompensados en este token.

Sus números son llamativos e interesantes. El «total supply» de KILT es de unos escasos, para lo que este ecosistema acostumbra, 290.560.000 KILTs. De este número final, hoy circulan unos 93.854.157 tokens. De todos modos, su precio ha sido víctima de un duro revés. Habiendo conocido su máximo cuando arribó a la cotización de $9,80 por token, allá por el último diciembre, cuenta hoy apenas con unos $0,80 por cada KILT.

Presente y futuro de Kilt Protocol

Kilt protocol está aquí para ofrecernos una herramienta que el ecosistema cripto solicitaba a gritos. Se trata de un registro descentralizado, en el cual los usuarios puedan crear su propia identidad siendo los absolutos e únicos dueños del uso de la información que allí se vierte.

Necesidades o ideas, como préstamos sin colateral e historial crediticio, sin detrimento de la privacidad y la tan preciada «pseudo-anonimidad», parecen posibilidades tangibles que se acercan a nuestro ecosistema.

A diferencia de proyectos que «únicamente» dependen del «timing» correcto y entregar una experiencia de usuario simple dotados de una infraestructura robusta capaz de soportar tormentas, el éxito de Kilt depende aún de un factor extra, fuera de su control. Estoy hablando del crecimiento en cuanto a popularidad e utilización del ecosistema de Polkadot.

Las cartas han dido presentadas, y si son jugadas de manera excelente hasta la fecha, solo queda esperar un uso masivo y observar de qué cae lado cae finalmente la moneda…

banner compra bitcoin Bitnovo