Las cuatro fases de evolución de Ethereum

Las-cuatro-fases-de-Ethereum
9 min read

 

Cuando se planea el desarrollo de un proyecto, este se debe definir en una hoja de ruta, sin importar si el proyecto es grande o pequeño. En dicha hoja de ruta o road map se deben definir los pasos y las fases a seguir, y cuáles serán los objetivos a seguir para llegar al éxito.

Aunque antes del lanzamiento del proyecto las pautas están marcadas, siempre que el proyecto representa algo novedoso y nunca visto, se pueden dar períodos de dudas e incertidumbre. Por ello, muchos proyectos durante su trayectoria cambian de estrategia y se adaptan al futuro.

 

En este aspecto Ethereum no es distinto, ya que también cuenta con su propia hoja de rutas, pero algunos aspectos se han modificado. Desde los inicios, sus desarrolladores se tomaron su particular road map muy en serio. Aunque en esta hoja de rutas no figuraban fechas específicas para dar cada paso, estos se han ido dando conforme llegaba el momento oportuno. Cada fase se llevaba a cabo siempre que se consideraba viable y sensato.

¿Qué son las fases de Ethereum?

En la hoja de ruta o road map de Ethereum se refleja claramente hasta dónde se quiere llegar. Esto se debe a que el creador de Ethereum, Vitalik Buterin sabía claramente lo que quería desde que inició la escritura del código. Vitalik tenía como objetivo principal el de desarrollar una plataforma orientada a la descentralización de las interacciones entre los humanos en campos en los que se requería de intermediarios para confirmar una acción.

Una vez Vitalik tuvo claro hasta dónde quería llegar, vino el momento de crear las fases. La evolución del proyecto estaría organizada en cuatro fases. Cada fase tendría un objetivo principal y a su vez sería indispensable en el desarrollo del proyecto. Sin estas fases, el mantenimiento y correcto funcionamiento de Ethereum en el futuro sería inviable.

 

En estas fases se llevan a cabo actualizaciones de protocolo dentro de la plataforma de Ethereum, o lo que es igual, cambios en las leyes por las que se rige el sistema de Ethereum. Las nuevas normas que trae cada actualización afectan directamente a la plataforma e incluso a sus estructuras de incentivos o recompensas. 

 

Cada fase logra que el proyecto ascienda de nivel e incorpore nuevas propiedades y características. De este modo se convierte en un sistema más fuerte y sin fisuras. Estas cuatro fases se conocen como Frontier, Homestead, Metropolis y Serenity. A continuación explicaremos cada una de ellas.

 

Las-cuatro-fases-de-Ethereum

Frontier

Con el lanzamiento de Ethereum de forma oficial, el 30 de julio de 2015 llegó Frontier, la primera de las cuatro fases de Ethereum. Esta fase significó el estado más básico de Ethereum, ya que su objetivo principal era lograr que la minería y el intercambio de Ether fuesen viables. Dicho de otro modo, esta fase dio vida al proyecto.

 

En esta fase se buscaba que la comunidad de Ethereum fuera capaz de cumplir las siguientes tareas:

  • Dar vida a plataformas de minería a través de la adquisición del hardware (como por ejemplo tarjetas gráficas y procesadores) y a través del software necesario donde se incluyen clientes de minería como Geth.
  • Evaluar la funcionalidad de aplicaciones descentralizadas (dApps) en el sistema.
  • Ganar sus primeros Ether y emplearlos para desarrollar software propio. Cabe destacar que el desarrollo de estos programas en la red tenía un coste.

 

Frontier se trataba de un software completo. Sin embargo, contaba con un riesgo mayor de recibir comportamientos inesperados hacían peligrar la plataforma.

No solo los desarrolladores podían desarrollar contratos, realizar intercambios de valor o minar la criptomoneda, sino que también todos los usuarios de la comunidad tenían acceso a estas herramientas.

Además de estos problemas, esta fase contaba con una parte positiva que era contrarrestar estos posibles problemas. Frontier era una fase reversible. Esto significa que se podía dar marcha atrás en la blockchain y se podía modificar información en caso de encontrarse fallos en el sistema. No obstante, revertir los procesos no era recomendable debido a las vulnerabilidades de la plataforma en ese momento.

 

Teniendo en cuenta que esta primera fase era bastante inestable, tampoco era recomendable el uso de Ether en dicha fase, a menos que fuera para experimentar con smart contracts y el desarrollo de softwares en el sistema. En ese momento, los Ethers eran adquiridos o bien a través de la compra en la preventa o bien como recompensa de la minería. En aquel momento la recompensa por bloque minado era de 5 ETH. 

Una vez había culminado esta fase, el sistema estaba preparado para saltar a la siguiente.

Homestead

El cambio de fase de Frontier a Homestead tuvo lugar el 14 de marzo del año 2016. El gran salto se produjo justo a partir de que el bloque número 1.150.000 de la cadena de bloques de Ethereum fuera minado.

En este momento, el equipo que forma Ethereum destacó que Homestead marcaba la salida de un producto beta (haciendo referencia a Frontier) a una versión estable (refiriéndose a Homestead). Además, declararon que esta nueva fase ofrecía al proyecto la calificación de “seguro”.

El cambio hacia la nueva fase de Ethereum traía consigo una actualización de Geth y otros clientes de la red de Ethereum. Estos clientes eran conocidos como nodos de la red Ethereum. Si esta fase no se actualizaba a tiempo, traería consecuencias, como por ejemplo, que los nodos siguieran anclados en Frontier. En otras palabras, estos nodos no estarían sincronizados con el resto de la red y además estarían minando en una blockchain anticuada y no apta.

 

Como hemos mencionado anteriormente, esta etapa traería cambios y entre ellos se encontraba el incremento del coste para realizar contratos inteligentes, es decir, del gas. Además, se lograron corregir errores que podrían dar lugar a transacciones malignas para el sistema. También se aseguró que los nodos de la red como Geth, pudieran enfrentarse a futuras actualizaciones de protocolo. Sin embargo, el cambio más significativo fue la llegada de Mist, un navegador muy potente basado en Ethereum. 

 

Mientras todos estos cambios se iban llevando a cabo, la red se preparaba para dar el siguiente paso en el road map, Metropolis.

Las-cuatro-fases-de-Ethereum

Metropolis

El objetivo de esta tercera actualización tuvo lugar el 16 de octubre de 2017. Fue planificada para preparar la red para ofrecer un soporte a más usuarios y aplicaciones. Para lograrlo, esta fase se centró en ampliar las capacidades del protocolo y ofrecer más posibilidades a los desarrolladores.

Teniendo en cuenta el gran número de cambios, la red se dividió en dos partes: Byzantium y Constantinople. En esta fase tuvo lugar una reducción en la “bomba de dificultad”, la actualización del lenguaje de programación Solidity y la implementación de los ZK-SNARKS.

Serenity

Actualmente, sabemos que Serenity se trata de la última de las fases de Ethereum.

Además, sabemos que con la entrada de Serenity se dará el cambio definitivo de PoW (Prueba de trabajo) a PoS (Prueba de participación). Al igual que los desarrolladores de Ethereum han ido aprendiendo según se ha ido desarrollando la red, introduciendo modificaciones, editando fechas previstas y otros cambios, el paso a Serenity no estará protegido de estas situaciones.

banner compra bitcoin Bitnovo