¿Qué es un contrato inteligente?

¿Qué es un contrato inteligente Bitnovo
8 min read

Alguna vez habrás oído hablar sobre un contratos inteligentes (smart contracts). Su definición más clara es la de un programa informático que funciona como un contrato con la capacidad de cumplirse de forma automática una vez que las partes implicadas hayan cumplido los términos acordados y firmados en el contrato.

Aunque parece muy complejo lo cierto es que un contrato inteligente es un contrato legal muy similar al contrato tradicional que solemos realizar en papel.

En ambas opciones se implican dos o más partes que aceptan unas determinadas condiciones a cambio de un bien o servicio. Ambos contratos cuentan con el consentimiento de ambas partes y una causa lícita y real. Sin embargo, se diferencia en el modo de escritura, en la implicación legal y en el modo de cumplimiento.

Historia de los contratos inteligentes


La idea de contrato inteligente fue conocida por primera vez en el año
1994 gracias a Nick Szabo el cual se refería a los contratos como “un proceso informático capaz de ejecutar las cláusulas de un contrato”. Su objetivo principal era llevar las prácticas comerciales relacionadas con diseños de protocolo al comercio en la red con extraños. Aunque debido a las limitaciones tecnológicas de la época no pudo llevar a cabo su idea.

Los contratos inteligentes necesitaban una forma de pago en línea que funcionase como el dinero FIAT y por fin, en el año 2009 surgió la blockchain de Bitcoin. Esta criptomoneda solo estaba pensaba para funcionar como método de pago, pero su tecnología, la blockchain, fue de vital importancia para los smarts contracts. 

Finalmente, en el año 2014 con la aparición de Ethereum los contratos inteligentes llegaron al mundo tecnológico. En la actualidad los contratos inteligentes son usados a diario en dos grandes plataformas: Ethereum y Codious, desarrollado por la empresa llamada Ripple Labs, desarrolladora de la plataforma Ripple.

¿Qué es un contrato inteligente Bitnovo

¿Cómo funciona un contrato inteligente?


Como ya sabemos los smart contracts funcionan a través de la
blockchain. A la hora de crear los contratos inteligentes, una de las cuestiones era el que un software pudiera asegurar a dos partes de un acuerdo que este se iba a cumplir sin cambios en lo pactado. Esta cuestión se solucionó gracias a la cadena de bloques.  

  • La blockchain no es manipulable y está cifrada. No está administrada por un solo ordenador sino por cientos de miles y en ella se puede registrar cualquier cosa incluido un acuerdo, por lo que la manipulación informática no es una opción.
  • Otra cuestión era el manejo de activos de forma online. ¿Cómo mover el dinero de un acuerdo físico a lo online? Pues gracias a la blockchain, otro problema desaparece con la creación de las criptomonedas. Ahora ya tenemos la seguridad de que el contrato se cumple y además, un sistema monetario que funciona como activo digital con el que realizar los pagos online.
  • ¿Cómo podemos conectar los contratos inteligentes con los activos reales incluidos en los contratos? Otra de las cuestiones por las que Nick Szabo no pudo llevar a cabo su idea. Sin embargo, hoy en día ese problema tampoco existe gracias al Internet de las cosas o IoT.

Esto se refiere a por ejemplo, conectar activos reales a Internet sin que ese activo sea un ordenador. Nos referimos a todos esos aparatos electrónicos que hoy en día podemos conectar a internet y controlar de forma digital.

Ahora que ya es posible el contrato pasamos a su funcionamiento. Los contratos inteligentes son almacenados en una base de datos cifrada e invariable, la blockchain, convirtiendo así el contrato inteligente en una de las tecnologías más seguras. Esta misma tecnología permite la circulación transparente de activos asegurando la trazabilidad de cada movimiento.

Lo explicaré a través de un ejemplo. La parte A cede un coche a la parte B. La condición es que si la parte B hace una transferencia de 15.000 € a A en el plazo de un mes después de firmado el contrato, automáticamente y sin necesidad de intermediarios ni altos costes el contrato inteligente registra la propiedad del coche para B en la blockchain, lo cual será irrevocable. Una vez el dinero esté ingresado en la cuenta de A, la propiedad del coche pasará a ser propiedad de B de forma automática.

En conclusión, un contrato inteligente funciona de la siguiente forma. Dos o más partes acuerdan los términos de un contrato. Este contrato queda almacenado en la blockchain hasta que las acciones acordadas se lleven a cabo y finalmente los resultados del cumplimiento por ambas partes se llevan a cabo.

¿Qué es un contrato inteligente Bitnovo

Aplicaciones de los Smarts Contract

Los contratos inteligentes pueden llevarse a distintos niveles de aplicaciones, no solo a una venta de un coche o una apuesta. En la actualidad son imprescindibles en muchos ámbitos económicos. A continuación veremos algunas de las muchas aplicaciones de un contrato inteligente.

  • Son un punto clave en la automatización de pagos. Mediante ellos podemos asegurarnos que la cantidad acordada de dinero llegue a la otra parte del contrato. Este pago puede automatizarse o incluso programarse para el futuro. En este ámbito también encontramos los préstamos de dinero.
  • Otra de las aplicaciones de los contratos se encuentra en el marco de registros y cambios de propiedad. Esto es posible mediante el registro de los documentos necesarios en la blockchain para después introducirlos en el contrato. En la actualidad muchos bancos están haciendo uso de esta tecnología en la administración de sus bienes raíces.
  • La industria no se queda atrás en el uso de esta tecnología. Las centrales eléctricas, fuentes de energía y fuentes de combustible están llevando sus activos al ecosistema digital. Las fuentes de energía y combustible se conectan mediante un contrato a organizaciones o individuos que pagan por el servicio.
  • Encontramos una infinidad de servicios facilitados por los contratos inteligentes como las apuestas que ya hemos visto, seguros de vida, hogar o coche, incluso podemos programar votaciones. Cada día la tecnología da un paso hacia delante y los contratos inteligentes se vuelven cada vez más imprescindibles.

Ejemplo de un contrato inteligente

Imaginemos que queremos hacer una apuesta mediante un contrato inteligente. Queremos apostar 0.003 BTC a que el caballo A ganará la carrera. Nuestro amigo también quiere hacer una apuesta, de la misma cantidad al caballo B. Ambas cantidades de dinero son depositadas en el contrato. Este se asegurará, tras acabar la carrera, de que el ganador se quede con la suma. 

Aquí encontramos otra cuestión. ¿Cómo sabe el contrato inteligente qué caballo ha ganado la carrera? En este contrato interviene el Oracle o oráculo. Esta herramienta informática, comprueba la información exterior relacionada con el contrato para así validarlo.

 

banner compra bitcoin Bitnovo