¡Reconstruye tu vida con una sonrisa!¡Y una tarjeta VISA!


Esta crisis que hemos vivido, ha devastado a muchas personas y su economía pequeña o grande, grande o pequeña, pero devastado en definitivas cuentas. Ha sido difícil, y aunque ya parece que estamos en fase de recuperación, como en una guerra, todavía están derrumbándose edificios que han aguantado sobre pilares que se hacían cada vez menos estables.

                            ciudad en ruinas tras la guerra


Pero tras una guerra, han quedado muchos edificios de diferentes formas y tamaños, en la más absoluta ruina. Hogares destruidos, grandes o pequeños, ¡qué más da!, la palabra HOGAR en sí ya es muy “grande” como para ver sus paredes resquebrajarse. El que no lo ha vivido, a lo mejor lo ha visto como un espectador, o ha servido de pilar y consuelo para un familiar o amigo. Pero el que lo ha vivido posiblemente aún esté intentando recuperar algunos escombros para poder volver a construir lo que antes fue un hogar y del que ahora solo quedan algunos restos.

Pero de todas las malas experiencias se sacan cosas buenas, todas las monedas tienen dos caras, solo se trata de darle la vuelta. Pero sí que es verdad, que tras una experiencia tan dura, quizás a más de uno no le queden ya fuerzas.

¿Y que tiene que ver todo esto con una tarjeta recargable VISA?, pues, por ejemplo, que muchas de estas personas afectadas por la crisis han quedado “registradas” en ficheros, ficheros que son como la sombra de un monstruo que un día viste y te persigue no dejándote avanzar por el miedo. O por el “Sr. Embargo”, que es como si fuera el hombre del saco, que te acecha por no haber hecho las cosas “como debieras”, cuando solo hiciste lo que pudiste, en las circunstancias en las que estabas, que en ningún caso fueron fáciles.

Y poco a poco, sales adelante como vas pudiendo, y vas reconstruyendo tu pequeño gran mundo con las herramientas que encuentras en tu camino. Y una de ellas puede ser esta tarjeta VISA, que aparece como un pequeño súper héroe que te da un poco de apoyo para construir un escalón más de tu nueva casa.

Estas tarjetas pueden ayudar porque da igual que estés en una lista negra, o que no tengas una cuenta bancaria. Se trata de salir de un agujero negro que se queda con parte del oxígeno que necesitas para poder reconstruir esa vida que un día tuviste.

Queremos animar a todas las personas que han pasado o están pasando por circunstancias difíciles y decirles que ¡si se puede! Y por eso ahora ponemos de forma gratuita, por un tiempo limitado, nuestra tarjeta VISA virtual, para que puedas tener un pequeño respiro.

Y como dijo William Shakespeare, “El sabio no se sienta para lamentarse, sino que se pone alegremente a su tarea de reparar el daño hecho”.


                      ¡Reconstruye tu vida con una sonrisa! 

                               risitas perro riendo

Encima, con la ayuda de otro súper héroe, El Bitcoin, ¡puedes ser tu propio Banco!
¡¡¿¿A qué esperas??!!